Increíblemente molesta

«(…) I’m incredibly pissed off» (Estoy increiblemente molesto) fue la frase con la que Kevin Spacey abrió la presentación en el tributo que hicieron a John Lennon en el 2001. Y que, posterior a ella, avivó el calor de la audiencia al punto de éxtasis, cuando interpretó «Mind Games», sobre el escenario del Radio City Music Hall de Nueva York. Tributo que además fue a beneficio del movimiento contra el uso de armas de fuego, en los Estados Unidos.

Hasta ayer jueves, se registraron -sólo en esta semana- 3 femicidios en la ciudad de Santiago de Chile. Dos con arma blanca, uno con arma de fuego. Y mientras veía estas espantosas noticias por la TV, estaba ocurriendo uno más (para esta mañana ya eran 4). El narrador del noticiero hizo un comentario optimista: «(…) Son 8 femicidios menos, en relación al mismo período del año anterior». Estoy segura que en términos de índices de violencia, es una cifra alentadora, pero no puedo evitar sentirme feroz e increíblemente molesta.

Una podría pensar que ahora (en tiempos modernos), que hemos hablado con franqueza y hemos sincerado los números; que le hemos puesto un nombre y hemos aplicado sanciones invisiblemente más severas, los potenciales violentadores frenarían, y acaso con ello una centécima en la estadística, ese odio recalcitrante que fervorozamente cuecen y revuelven en la olla de sus víseras, y que luego lanzan como un caldo de magma candente sobre los sueños de una mujer.

Pero no ha sido así. El femicidio de hoy parece el trailer de la película de horror de mañana. Así que en términos prácticos y de eficiencia de la justicia, todavía no ha pasado nada.

Me pregunto también por los violentadores que no son asesinos, sino sólo golpeadores de una única vez, o de varias únicas veces. Agresores ocasionales, espiadores de celular, analíticos de cuentas teléfonicas, prohibidores de amistad, prohibidores de libertad, cortadores de alas. Escondidos detrás de su amabilidad, ofreciéndote el asiento o una cosita de beber, en un asado. Caballeros de gran potencial.

Me pregunto qué pensamos sobre ellos. Más aún, me pregunto: qué pensamos sobre la mujer que alguna vez han golpeado herido. Tal vez se lo merecía, tal vez hizo algo para molestarlo. Tal vez habló o reclamó cuando no debía. Algunas mujeres no saben guardar silencio. Algunas mujeres son provocadoras, agresivas, gritonas, peleadoras, exasperantes y te llevan al límite. Dicen los que todo lo saben. Como si ellas fueran las responsables. O como si los hombres fueran criaturas sin discernimiento, cuyos impulsos básicos hay que saber mantener en equilibrio, para que no te hagan daño. Como si se tratara de freír pescado en una sartén colmada de aceite bullente.

Oh, algunos hombres están rotos. Y todes, hombres y mujeres, hemos estado pegándolos, por décadas, una y otra vez con el pegamento inservible de la hipocrecía y el doble estándar. Disculpándolos cuando de niños arrebatan un juguete a otro niño o cuando espetan insultos racistas en los partidos de fútbol o cuando repiten chistecitos que menoscaban a las mujeres.

Mientras que las niñas, siguen siendo instruidas, como siempre ha sido, -por los mismos todes- para mantener el encanto, las piernas bien cerradas, las opiniones escondidas y las emociones contenidas. Y para no quemar el pescado.

Y aunque a usted no le guste o no esté de acuerdo, no me disculparé no, señora lectora y señor lector – porque ya las mujeres nos hemos disculpado de sobra en el pasado-, por mis palabras cargadas de resentimiento, porque hoy y tal vez incluso mientras escribo, la lava de otro volcán está incinerando los sueños de una mujer, y esa sola idea me pone feroz e increíblemente molesta.

(A continuación, un extracto del tema «MInd Games» de John Lennon).

We´re playing those mind games together

Pushing the barriers planting seeds

Playing the mind guerrilla

Chanting the mantra peace on earth

We’re all been playing those mind games forever

Señora, señor, ¡deje su comentario!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s